Fundación en Angers & El Generalato

Fundación en Angers

Varias personas de la ciudad veían la necesidad de reabrir un Refugio y con la ayuda del Conde de Neuville, quien cedió para este fin 30.000 francos de la época, se inician los trámites para esta fundación.

En 1828, Mª Eufrasia es reelegida Superiora de Tours. La suponemos trabajando incansablemente para que la obra prospere, se agrande y se multiplique y la suponemos también, en cierta manera, apenada porque esto no sucede en la medida que ella cree. “Por cumplir la voluntad de Dios recorrería el mundo entero”.

Cuando el párroco de la Catedral de Angers, M. Bretón, fue como emisario a Tours para pedir la fundación de un Refugio en la ciudad de Angers “mi alegría, mi felicidad, al recibir la petición de una fundación nueva, fue inexplicable” comentaba años más tarde

  1. Bretón, en 1829 viaja de Tours a Angers con Mª Eufrasia y Mª Victoria. Algunos días más tarde regresan a Tours, después de oír y ver in situ la propuesta, conocer el edificio que habían comprado a tal efecto (una antigua fabrica de tejidos bastante deteriorada llamada “Tournemine” muy cerca del río en la calle Brault). El 3 de Julio de ese mismo año la comitiva de Hermanas, con Mª Eufrasia a la cabeza emprenden el camino de Angers. Las acompaña la Condesa de Andigne (es una colaboradora del convento de Tours) y el 6 de Junio toman posesión de la casa.

El Monasterio queda establecido con el nombre de “Buen Pastor” en memoria de una casa que existía años antes y cuya obra era similar. Esto ocurre el 31 de Julio de 1829. Al día siguiente Mª Eufrasia regresa a Tours.

A pesar de las buenas cualidades de las hermanas destinadas a Angers se encuentran sin las fuerzas necesarias para sacar la casa adelante. Al finalizar el mandato como Superiora de Tours Mª Eufrasia es enviada para que se haga cargo de esta Casa, donde permanecerá hasta su muerte. Su trabajo fructificó de tal manera que crecía al mismo ritmo la comunidad y la obra.

El Generalato

María Eufrasia deseaba que el mundo entero se beneficiase de la obra iniciada por San Juan Eudes. Constataba que hacía falta intercambiar recursos humanos y económicos y apoyarse mutuamente unas comunidades con otras. Cuando hizo gestiones para que otros Monasterios de la Orden le apoyasen con recursos humanos, puesto que la Obra se multiplicaba intensamente su deseo fue frustrado. Sigue buscando soluciones y le surge la idea de la centralización o Generalato único, donde ve las ventajas: intercambio de recursos humanos y de bienes económicos. Cuando consulta a otras casas de la Orden para realizar esta centralización, la respuesta es negativa. Pero Mª Eufrasia lo ve claro y en 1834 hace la solicitud del Generalato en Angers para todos los Monasterios fundados por éste. El 16 de Enero de 1835 el Papa Gregorio XVI firma el Decreto de Aprobación. Así nació la Congregación de Ntra. Sra. de la Caridad del Buen Pastor de Angers, como Congregación distinta a la de Ntra. Sra. de la Caridad del Refugio.

La Congregación se extendió por el  mundo entero, a la misión de la misma dedicó todos sus recursos, talentos y esfuerzos. Toda esta obra supuso a María Eufrasia muchas dificultades, críticas, incomprensiones… Su fe profunda y su pasión por las jóvenes y  mujeres  fueron  el empuje  que  le  hizo  capaz  de responder a lo que creía era más importante: “Una persona vale más que un mundo”. El mayor deseo de María Eufrasia fue hacer crecer esta certeza en la Congregación.

A la muerte de María Eufrasia, el 24 de Abril de 1868, existían 110 casas repartidas por los cinco continentes con la misión de acoger, formar y orientar a cuantas jóvenes y mujeres pedían ayuda.