Quienes somos

Somos una Congregación Religiosa internacional perteneciente a la Iglesia Católica. Las  Hermanas del Buen Pastor hoy estamos presentes  en 72 países en los cinco continentes. Como religiosas llamadas a una misión de reconciliación, “expresamos nuestro carisma de amor misericordioso a través de una vida contemplativa o de una vida activa” (Constituciones Art. 1).

Forman la familia Buen Pastor, junto con las Hermanas, Asociados Laicos del Buen Pastor, Amigos del Buen Pastor, Laicos Buen Pastor, Voluntarios, Bienhechores, etc.,

La fuerza motivadora de nuestras vidas nos da la convicción de ser amadas por Dios y nos sentimos particularmente atraídas hacia Cristo en su amor expresado en la figura del Buen Pastor. A este don o sensibilidad, en lenguaje religioso se le llama “carisma”.

El principio

Para encontrar los orígenes del Buen Pastor hemos de remontarnos a la Francia de mitad del siglo XVII, donde se inicia una historia que transformará durante siglos y aún hoy, la vida de cientos de miles de niños, jóvenes y mujeres explotados, maltratados, prostituidos y excluidos por la sociedad. En definitiva personas en debilidad.

Comienza esta obra con Juan Eudes, quien en 1641 funda la Orden de Nuestra Sra. de la Caridad del Refugio, en la que dos siglos más tarde, María Eufrasia Pelletier intenta hacer una gran renovación, pero que se escinde de ésta para formar una nueva Congregación que recibirá el nombre de Ntra. Sra. de la Caridad del Buen Pastor de Angers.

En 1880, el Buen Pastor vió la luz en España consolidando y abrigando dentro de sí varios proyectos de educación y ayuda. Esta realidad se ha ido enriqueciendo con la rica aportación de muchas personas que han trabajado y trabajan vocacionalmente.

El  Buen  Pastor  actualiza  en la historia el espíritu y la misión que en su día, 1835, puso en marcha en Angers, Francia, Mª Eufrasia. con una idea central: “un alma vale más que un mundo”.